Facebook

Criando a un pequeño

Un hijo puede ser la experiencia más hermosa dentro de la vida de una familia, pero mal encaminado puede ser una pesadilla que hará que las relaciones entre todos los miembros del hogar se resquebrajen.

Por: Revista Fucsia.com

Es por esto que se deben tener claras algunas reglas básicas para poder tener hijos felices y familias sólidas. Una comunicación adecuada, relaciones de poder claras y lejanas de cualquier signo de arbitrariedad darán los mejores resultados en la crianza de los pequeños.

Tengo una pequeña de 4 años y ella fue mi mejor maestra. Cuando lloraba, en muchas ocasiones yo no tenía la paciencia de siempre y me ponía un poco más sería de lo usual. Ella muy hábil me miraba, con la cabeza en posición ascendente sin decir nada y no quedaba tranquila hasta que yo me agachaba y quedaba a su nivel. Con el tiempo aprendí que lo que ella necesitaba era mirarme a los ojos cada vez que estaba triste, enojada o confundida. Sentir que su mamá estaba a su nivel y que me podía abrazar a MI, no a mis piernas.

Así que esta es la primer lección. Trata de hablar siempre con los pequeños a su nivel. Agáchate y dales la posibilidad de sentir tu corazón cerca, tus ojos y tus brazos.

Otras veces se tiraba a llorar, aunque casi nunca ocurre, y antes de desesperarme y regañarla sin entender que sucedía, la enviaba a su cuarto a que se calmara. Esto lo vi en un programa de televisión y funcionó. Ella se iba a su cuarto, claro sin televisión, y cuando ya se sentía mejor me llamaba y podíamos hablar. Ella me decía que era lo que había causado su tristeza y después de hablarlo llegábamos a un consenso de lo ocurrido.

Funcionó y es bueno para los pequeños porque no se les coarta su forma natural de entender el mundo, de tener una personalidad propia que les haga adoptar gustos propios. De esta forma, sus necesidades son las suyas, no a las que uno les impone, sus necesidades son las de ellos y no las de las mamás. O no es muy usual oír “ponte el saco, esta haciendo frío”. El frío lo tiene uno, si ellos lo tuvieran seguramente se cubrirían o pedirían ayuda para poder hacerlo.

Es importante, leyendo algunos textos, tener carácter con ellos. Teniendo claro que carácter es distinto a agresividad e intransigencia. Cuando se dice que no es no, lo importante es explicarles porque no y dejarlos decir porque a ellos, en algún momento, esa propuesta les aprecio una opción. La tiranía no debe ser una opción, esto lo único que hará es crear niños mentirosos y asustados y lo que menos nos debe interesar es criar niños temerosos que les tiemblen las piernas a la hora de tener y defender una idea propia.

Y en esta misma línea es claro que la disciplina es clave. Disciplina no de ejercito, disciplina para pequeños que están formando una idea del mundo. Por esto si quieren sacar sus juguetes hay que dejarlos, finalmente para eso son, pero hay que decirles que si eso es lo que quieren deben guardarlos después de que los usen. Lo mismo debería ocurrir a la hora de la comida.

Poco a poco ellos y nosotras nos daremos cuenta cual es el mejor camino que seguro está ligado a respetar y ser respetados. A confiar en ellos y a darles la oportunidad de crear su propio mundo.




Leave a Reply