Facebook

Expertos británicos hallan el origen de la leucemia infantil

Después de una investigación de más de 10 años, especialistas británicos llegaron a la conclusión de que la leucemia infantil surge a raíz de infecciones comunes entre los lactantes y niños pequeños, y que, al identificar esas infecciones, se puede prevenir el surgimiento de la enfermedad.

Las causas que causan leucemia han sido objeto de intensos debates. Algunos científicos aseguran que se origina por la exposición de las personas a agentes químicos o radiación, mientras hay quienes argumentan que las ondas electromagnéticas e inclusive las líneas de transmisión de energía eléctrica desatan la enfermedad.

Pero la edición en línea de la revista Nature afirma que el Centro de Estudios sobre Cáncer Infantil del Reino Unido, que procesó el resultado de investigaciones en más de 10 mil niños, incluyendo mil 737 pacientes de leucemia, concluyó que las infecciones constituyen un importante factor causante de la enfermedad.

La leucemia constituye un tercio de los padecimientos por cáncer en niños menores de 15 años, y que se dan principalmente en los países industrializados. La enfermedad comúnmente ataca a los niños entre dos y cuatro años, y el tratamiento más utilizado es la quimioterapia. Cerca de 80 por ciento de los infantes a los que se les detectó la enfermedad sobreviven los primeros cinco años desde que se les diagnosticó el padecimiento.

Fue en la década de 1920 cuando los investigadores propusieron por primera vez el vínculo entre virus como el sarampión y el surgimiento de la leucemia. Cincuenta años más tarde, se descubrió que los virus eran responsables de la leucemia en vacas y gatos.

Las infecciones causan una proliferación de leucocitos en la médula de los huesos, como parte del proceso normal de defensa. En las personas predispuestas genéticamente a la leucemia, la infección puede dar lugar a una proliferación sin control de leucocitos, derivando en cáncer, afirmó Mel Graves, del Instituto de Investigaciones del Cáncer, en Londres, citado por Nature.




Leave a Reply