Facebook

La tecnología no es enemiga de los niños

Los primos Daniel Helo y Andrés Nazar, ambos de 11 años, crearon en el popular juego Minecraft un dron capaz de moverse, destruir objetos y recoger cosas. Tras cumplir el reto en media hora, vencieron en un concurso entre colegios.

En su institución también les han enseñado las bases del Scratch, un lenguaje de programación para crear animaciones y juegos. Hoy los primos pasan la mayor parte de su tiempo libre investigando y practicando en línea, pues tienen claro que la tecnología es su pasión.

“Me interesa saber cómo son creados los videojuegos, por eso quiero programar y ser algún día un ingeniero”, dijo Helo.

Por su parte, Miguel Alejandro Rosero, de 7 años, comenzó a interesarse en los robots a partir de la construcción de figuras con Lego.

“Empecé a imaginar formas de crear figuras y robots”, cuenta. Por eso ingresó a varios cursos de robótica ofrecidos por la organización Pixie Minds. Allí descubrió cómo crear el robot Edison, diseñado para que niños desde los 5 años de edad aprendan electrónica.

En su mente, Miguel tiene una idea que nunca lo abandona: “Quiero crear un robot que tenga alas y que pueda ayudar a la gente”.

Los casos de Daniel, Andrés y Miguel son ejemplo de cómo los niños se pueden acercar a la tecnología de una manera pedagógica, sana y útil. Estas son algunas opciones de aprendizaje que puede tener en cuenta a la hora de llevar a sus hijos por esa senda.
Acercamientos a la programación

Existen diferentes opciones fáciles para introducir a los niños al mundo de la programación. El juego Osmo, por ejemplo, enseña habilidades de lógica y las estructuras de los códigos a través de actividades didácticas. Otra alternativa puede ser acceder a los contenidos de Scratch School, una academia ‘on- line’ especializada en la enseñanza de Scratch que forma tanto a niños como docentes de todo el mundo en la programación en este lenguaje.
Robótica y más

Desde aprender a programar y personalizar su primer robot hasta crear humanoides que esquivan obstáculos, niños de siete años en adelante pueden aprender en los cursos de PixieMinds en alianza con la red de bibliotecas de Bogotá.

“Lo que hacemos es crear ambientes de aprendizaje didácticos donde el niño aprende a interactuar con herramientas tecnológicas”, cuenta Ángela Valderrama, una de las creadoras.
‘Apps’ educativas

Las aplicaciones de agilidad mental y las enfocadas en trabajar en la atención y la concentración de los niños son una excelente alternativa para usar en el tiempo libre de los menores.

Tenga en cuenta herramientas como ‘Math vs. Zombies’, una plataforma disponible para Android en la que los usuarios deben acabar con los zombis resolviendo diferentes ejercicios de matemáticas.

Desde App Store también puede acceder a KidzinMind, una selección de aplicaciones y videos educativos para niños de 1 a 6 años aprobadas por expertos, con el certificado KidSafe.
Pensar en emprender

A través de su programa Bogotá Emprende, la Cámara de Comercio de Bogotá ofrece contenidos creativos sobre conceptos de emprendimiento así como videos educativos para que los padres de familia ayuden a impulsar a sus hijos a ser líderes.
Los ‘gadgets’

Usando una aplicación compatible con Android y IOS, los padres podrán hacer seguimiento a la ubicación aproximada de sus hijos y recibir notificaciones gracias al uso de MoveTime, un reloj inteligente que, además de monitorear, permite hacer llamadas y establecer comunicación con hasta 10 contactos. El dispositivo, creado por una alianza entre Claro y Alcatel, está dirigido para niños entre los 5 y 9 años y su batería puede durar hasta cuatro días.

TECNÓSFERA




Leave a Reply