Facebook

Niños y tecnología ¿Oportunidad o amenaza?

Uno de los grupos que más se ve afectado por esta realidad son los niños y niñas.
Por: Juan Carlos Cuervo Ríos
La vida actualmente está llena de retos para las familias, muchos de ellos han estado presente a lo largo de la historia, pero otros obedecen a eventos nuevos, como la aparición de fenómenos asociados a la tecnología.

Aclaro, las tecnologías no son buenas ni malas, lo que en realidad hace la diferencia es el uso y el conocimiento que se hace de ellas. Uno de los grupos que más se ve afectado por esta realidad son los niños y niñas, quienes aun con la ventaja de haber nacido en la era digital, están expuestos a personas u organizaciones inescrupulosas que se aprovechan de su inocencia.

Según datos revelados por diferentes estudios académicos, en Latinoamérica la edad en que los niños tienen el primer Smartphone esta entre los 10 y 12 años, siendo ellos los más “conectados” ya que el 57% de las personas con menos de 24 años consultan su teléfono más de 50 veces en un día. También preocupa que el 83% de los menores de edad mienten para poder abrir una cuenta de Facebook, donde ya 5 millones de usuarios tienen 10 o menos años.

Otras cifras que evidencian el uso que hacen los niños de las tecnologías, indican que uno de cada tres menores de 12 años en Colombia es usuario permanente de Internet, que el 40% de los bebes entre dos y cuatro años tienen contacto esporádico con dispositivos móviles y que el 72% de los chicos de 8 años hacen uso frecuente de celulares y/o tabletas. Si a esto se suma que prácticas como elgrooming y el sexting están aumentando, todo indica que los niños están en riesgo de caer en las redes de la pornografía infantil.

Por ejemplo, en lo transcurrido de 2016, la Policía Nacional bloqueó más de 530 páginas dedicadas a distribuir contenido pornográfico de menores de edad y en el mundo se presume que hay por lo menos 300 millones de sitios Web relacionados con este delito. Al día se presentan cerca de 10 denuncias por este ilícito y solo en el primer trimestre del año fueron registrados 742 hechos asociados a abuso sexual a menores en la red que se sumaron a los más de 21.000 eventos reportados desde que se tipificó este delito en 2012.

En cuanto a grooming, actividad en la que un adulto se hace pasar por un niño en las redes sociales con el fin de seducir a otros menores y acosarlos sexualmente, el Caí Virtual de la Policía reportó al menos 50 denuncias en 2015 y en 2016 se presentaron 62 hechos, según la misma entidad.

Respecto al sexting, práctica virtual en la se comparten videos y fotos con contenido erótico y en algunos casos pornográfico, la fundación Stop Bullying, que trabaja en contra del matoneo y el acoso infantil en el país, confirmó luego de hacer una encuesta a más de 5.000 alumnos de colegio y 4.200 de universidad durante 2014 y 2015, que el 69% de los estudiantes de bachillerato y el 78% de los universitarios han practicado sexting.

Con relación a la supervisión que ejercen los padres sobre el uso que hacen sus hijos de Internet, una reciente investigación del Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana en la que se consultó a cerca de 9.500 jóvenes en las principales ciudades del país, con edades entre los 12 y 17 años, indicó que solo el 50% de los papás están pendientes de las actividades que hacen los adolescentes en la red. Sin embargo –concluyó el estudio– al comparar la supervisión por género, se evidenció que se controla más a las niñas sobre el uso de Internet y video juegos.

Ocho Tips para acompañar a los hijos en el “Cibermundo”

Aprenda a manejar las nuevas tecnologías. Esto permitirá saber qué hace el niño y los posibles riesgos que lo rodean.
Ubique el computador en un sitio de uso común, no en el cuarto de los niños.
Evite el uso de la cámara Web o restringa su uso mediante claves de seguridad.
Hable con su hijo sobre qué hace cuando navega por Internet: qué páginas visita, con quién habla y sobre qué.
Recomiéndele que no revele datos personales a través de chats, Facebook, Instagram o MySpace.
Controle el uso de fotos y vídeos del niño en la red, especialmente en redes sociales.
Explíquele que así sea un mundo virtual, puede acabar afectando su vida real. Con apagar el ordenador no es suficiente.
Si nota que su hijo está ausente, preocupado o pasa muchas horas conectado, ¡indague!

JUAN CARLOS CUERVO RÍOS
​Profesor Instituto de La Familia
Universidad de La Sabana