Facebook

Tu estado de ánimo y cambios de humor en el embarazo

Por Hildara Araya
Todas tenemos altibajos en nuestro estado de ánimo, pero si a eso le sumas el estrés e incertidumbre del embarazo, el efecto de las hormonas y la transformación de tu cuerpo, es de esperar que tus cambios de humor en el embarazo sean más severos e impredecibles.

¿Sabes qué los causa y cuándo pasan la raya entre altibajos normales y la depresión en el embarazo?
¿Por qué?

Los cambios drásticos en el estado de ánimo de una embarazada suceden con más frecuencia en el primer y tercer trimestre, cuando los niveles hormonales aumentan con en mayores cantidades y tu cuerpo está acostumbrándose a ellos.

La razón es algo científica: las hormonas afectan tus niveles de neurotransmisores, que son “mensajeros” en tu cerebro que regulan tu estado de ánimo. El estrógeno, por ejemplo, es un neuro estimulante. El exceso de esta hormona puede causar tensión y ansiedad. La progesterona, en cambio, tiene un efecto calmante, y su exceso puede causar bajonazos anímicos, como la depresión.

A esto puedes sumarle factores de riesgo, algunos genéticos y otros circunstanciales:

La fatiga que conlleva el embarazo puede también hacerte sentir decaída.
Si tienes tendencia a condiciones como el desorden bipolar, depresión o desórdenes de ansiedad, o si en tu familia existen casos de estas condiciones.
Si has padecido antes desorden bipolar, el embarazo te hace dos veces más propensa a tener otro episodio y siete veces más susceptible a requerir hospitalización, según la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales.

Cambios en tu autoimagen.
Preocupación por la responsabilidad que conlleva la maternidad.
Ansiedad e impaciencia por la espera e incertidumbre.
Si padeces síndrome premenstrual, es muy posible que también tengas los síntomas sean más severos y drásticos en tu estado de ánimo durante el embarazo.

¿Qué hago?

Tu estado de ánimo y problemas emocionales pueden afectar la salud de tu bebé, aumentar el riesgo de un parto prematuro o convertirse en depresión posparto.

Para combatirlos, intenta:

Aliméntate bien y busca comidas que incluyan carbohidratos complejos y proteínas, que suelen ayudar a mantener tu ánimo alto.
El descenso en tus niveles de azúcar también puede decaer tu estado de ánimo. Mantén refrigerios en tu cartera y come cada vez que sientas un bajonazo en tu espíritu.
Descansa y respira, en especial cuando te sientas abrumada por las responsabilidades de la maternidad. Piensa en los momentos bonitos que tendrás con tu bebé.

Duerme suficiente
Mantente activa – el ejercicio en el embarazo ayuda a levantar el ánimo de forma natural. Además, en tanto no te sea contraindicado por tu médico, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) recomiendan que las embarazadas realicen una actividad aeróbica de intensidad moderada por 150 minutos a la semana.
Habla con tu pareja y solicita ayuda, ya sea de tu grupo de apoyo cercano o un profesional.

Cuando acudir al médico

Aunque con menos frecuencia, los cambios en tu estado de ánimo pueden ser indicación de otras condiciones, como la anemia, diabetes gestacional o hipertiroidismo.

Háblale a tu médico y préstale atención a estos síntomas:

Sospechas una depresión en el embarazo, que puede incluir síntomas como dificultad para dormir, cambios en tus hábitos alimenticios (comer en exceso o no comer), ansiedad, irritabilidad y desinterés en tu propia salud. Todos estos síntomas podrían repercutir en tu habilidad de mantener un embarazo sano.

Los cambios en tu estado de ánimo son muy severos.
Los síntomas de tristeza y falta de motivación persisten por más de dos semanas.
Tienes antecedentes de depresión, ansiedad o condiciones similares.
Presentas los síntomas de diabetes gestacional, como visión borrosa, pérdida de peso y mucha sed.




Leave a Reply